CNDA-NE-007-2019

Bolivia en puertas del Mercosur

 

 

Nuevos vientos de cambio asoman en la politica exterior boliviana, esto parece confirmarse con lo acontecido en la reciente cumbre de Presidentes del Mercosur en la que participaron todos sus mandatarios y Bolivia en calidad de Estado Asociado, representada por el Presidente Evo Morales.

Al asumir la Presidencia del Mercosur, el mandatario brasileño Jair Bolsonaro trazo en su discurso de posesión las líneas maestras de la política de integración del segundo bloque más importante en América, después del NAFTA, dejando claro que la prioridad estará focalizada en los acuerdos de asociación estratégica con la Unión Europea y el inicio de negociaciones comerciales con Estados Unidos.

En puertas del Mercosur, debemos preguntarnos cuantos grados se habrá podido mover nuestra política exterior, hasta no hace mucho basada en principios socialistas de reforzamiento de la intervención estatal, precios y exportaciones controlados, reforzamiento de la burocracia publica, fuertes programas de subsidios, aspectos de política económica incompatibles con una política de apertura económica y libre mercado que son la base de los acuerdos que como bloque encarará el Mercosur.

En la agenda de Relaciones Exteriores del Mercosur acaban de concluir los acuerdos de principios del Acuerdo de Asociación Estratégica con la Unión Europea; tiene negociaciones avanzadas para un Acuerdo de Libre Comercio con el EFTA (European Free Trade Asociation); y negociación de acuerdos comerciales con Canadá, Corea del Sur, Singapur y ahora Estados Unidos.

Por en cuanto, la situación de Bolivia es la de stand by, en espera de una decisión política de los pesos pesados del Mercosur quienes a su vez esperan señales aún más contundentes sobre la re orientación de nuestra política externa y la apertura de la política económica, así como señales claras sobre las garantías a las inversiones extranjeras y hasta me atrevería a decir un eventual retorno al CIADI, esto implica que pueden haber muchas condicionantes en la mesa.

Bolivia tiene muy buenas posibilidades de ser un eje articulador entre el bloque andino de la CAN y el bloque atlántico del Mercosur, podemos ser una bisagra de integración al estar geográficamente en ambas regiones del sub continente americano, nuestra pertenencia histórica al Pacifico y nuestra natural pertenencia a la cuenca del plata con desembocadura al Atlántico nos regalan la inmejorable oportunidad  de articular no solo la integración económica, sino, física, algo que aún se añora desde la creación de la ALALC en 1960 y su refundación como ALADI en la década del 1970.

No será de ninguna manera fácil para el país integrarnos plenamente al Mercosur, al respecto la declaración de los Presidentes en Santa Fe la semana pasada al respecto de Bolivia se limitó a decir que el Grupo de Trabajo para la adhesión de Bolivia debe continuar trabajando en la adopción de la nomenclatura y al arancel externo común.

Esta situación supone  recomponer la misma estructura de nuestro arancel de la Comunidad Andina (NANDINA) y además encarar un proceso de armonización con el Arancel Externo Común del Mercosur (NCM), esto además de  la armonización de políticas comerciales relacionadas al tráfico de mercancías entre los Estados parte y los Estados asociados como Chile, Perú y Colombia, pises con los cuales tenemos acuerdos vigentes tanto en la CAN como de forma bilateral como en el caso de Chile.

NO será fácil para Bolivia ser la bisagra de la integración entre el Pacifico y el Atlántico, por el momento la historia y los designios divinos ya nos pusieron en el corazón de Sudamérica.


 

Lic Antonio Rocha Gallardo

PRESIDENTE CNDA